lunes, 21 de mayo de 2018

Dos velas para el diablo, Laura Gallego

TÍTULO: DOS VELAS PARA EL DIABLO
AUTORA: LAURA GALLEGO



Hoy día, ya nadie cree en los ángeles.

Sin embargo, hay gente que sí cree en los demonios.

Pero los ángeles existen y han existido siempre.

¿Que cómo lo sé?

Porque mi padre era uno de ellos.

El problema es que, cuando los ángeles te dan la espalda, ¿en quién puedes confiar?



(Ficha del libro en la web de la autora aquí)


OPINIÓN PERSONAL

Hace un tiempo, Patt, administradora del blog Devoim, me recomendó cuatro libros de Laura Gallego, pero no me sentí con ganas de leer ninguno hasta ahora. Ella es muy fan de las obras de la autora y hasta tiene una entrada fabulosa en la que detalla 7 curiosidades relacionadas con sus trabajos (la podéis leer aquí). Así que, como también conoce mis gustos literarios, confié en ella y debo decir que acertó al sugerirme que leyera "Dos velas para el diablo", ya que me ha gustado, aunque no me ha dejado 100% satisfecha...

El primer capítulo supo atraparme de manera inmediata, pues Cat, la protagonista, sabe hacer una buena introducción y explica de un modo interesante cosas sobre los ángeles, pero lo más llamativo es cuando dice que su padre era uno de ellos y que acaba de ser asesinado cuando estaba con ella en Polonia. Ser hija de un ángel no significa ser una de ellos, así que Cat deberá buscar el modo de introducirse en su mundo y en el de los demonios para averiguar por qué han acabado con la vida de su padre y quién lo ha hecho.

Cat tiene 16 años y, aún así, sabe ingeniárselas para volver desde Polonia a España y contactar con Jotapé, un cura que es lo más parecido que tiene a un amigo. Él será quien la ayude en los primeros instantes y el que le dé lo necesario para que vaya a Madrid a buscar a un ángel que podría ser útil en su investigación. Para que luego no se me olvide, tengo que quejarme ya de algo: me pareció muy injusto el protagonismo que se le dio a Jotapé en los primeros capítulos y que luego no pintara absolutamente nada. Jotapé tiene potencial y que se hace querer, además de que acepta informaciones que para un cura deben de ser impactantes, pero luego queda como un personaje cuya función en el libro es tan mínima que podría haberse prescindido de él. ¡Y no es justo, merecía más!

Dicho esto, dejo de irme por las ramas y vuelvo a la historia en sí. En medio de su investigación, Cat conoce a Angelo, un demonio que comenzará a ayudarla pese a que no congenian precisamente bien. La llegada de Angelo a su vida acelerará todo y hará que Cat se vea envuelta en una serie de conspiraciones más grandes de las que ella nunca imaginó...

Hasta la página 200 más o menos (mi edición tiene 414), yo suspiraba por Angelo. Él y Cat formaban un equipo peculiar y me divertía mucho con sus semi discusiones y con el magnetismo que transmitía él. Era misterioso y dejaba claro que no ayudaba a Cat por ser caritativo, sino que le intrigaba el motivo por el que ella estaba envuelta en tantos problemas. 

Y no tiene sentido que sea hipócrita, también le veía mucho potencial a un posible romance entre la hija de un ángel y un demonio. Lo que hizo que comenzara a decepcionarme con esta novela fue que Cat y Angelo fueron quedando relegados a un segundo plano y que empecé a aburrirme con tanta charla con otros personajes.


Poco después de la página 100 hay un giro argumental increíble, nunca imaginé que sucediera lo que sucedió y en ese sentido le tengo que dar la enhorabuena a la autora, ya que supo arriesgarse y dejó claro que Cat no era inmune y que le podía pasar de todo. En serio, ¿no os aburre un poco que en algunos libros el o la protagonista salga indemne de cualquier tipo de situación? A ver, no me malinterpretéis, no es que yo quiera que los buenos pierdan, pero a veces se agradecería que no parezca que tienen un escudo protector y que realmente podamos sentir algún tipo de temor por sus destinos. Laura Gallego logra salirse de tópicos y me agradó que dejara claro que este libro no iba a ser así. 

Otro aspecto positivo de esta historia es la originalidad a la hora de tratar el tema de los ángeles y los demonios. No es que yo haya leído incontables obras que hablen de esto, pero me resultó interesante el planteamiento que hace "Dos velas para el diablo" sobre que ni todos los demonios son horribles ni todos los ángeles son ejemplos de perfección. Se les muestra de un modo diferente y, por lo menos a mí, logró hacerme reflexionar sobre la delgada línea que separa lo bueno de lo malo. 

Volviendo a lo que dije anteriormente, lo que para mí falló es el descenso progresivo de acción que hay a partir de la mitad. El papel de Cat y Angelo se limita a escuchar lo que los diferentes personajes que van apareciendo les dicen y llega un momento en el que eso es tedioso, no solo porque tanta conversación aburre, sino porque se dan tantos nombres de demonios que llegó un punto en el que me sentí ligeramente perdida. Y por si esto fuera poco, Angelo y Cat, cuyas conversaciones sí me hubieran interesado, hablaban lo justo y se notaba un distanciamiento injustificado entre ambos.

Afortunadamente, en el tramo final del libro se recupera el ritmo y me encantaron los enfrentamientos que hubieron y lo que se desvela. No puedo decir nada porque sería spoiler, pero mencionaré dos nombres: Gabriel y Astaroth. Yo quiero una novela dedicada a estos personajes, no os imagináis todo lo que me hicieron sentir. En cuanto al desenlace de Cat... ¿¿cómo que este libro es autoconclusivo?? Yo respeto la decisión de la autora de no querer hacer una bilogía o saga, pero no es fácil aceptar que las cosas queden como quedan y que todo termine cuando mejor está.

Resumiendo: a pesar de sus puntos débiles, considero que si la premisa de la historia os atrae, no perdéis nada por darle una oportunidad. Estoy segura de que la trama logrará sorprenderos en determinados detalles y que es probable que disfrutéis de la historia casi en su totalidad. Eso sí, no penséis que el eje principal de la trama es un romance, ya que no lo es. Todo lo relativo al amor es muy secundario y sutil.

Valoración del libro: 7/10 "Con un inicio que atrapa, esta novela destaca por su originalidad a la hora de hablar sobre los ángeles y los demonios. Se rompen ciertos tópicos y hay varios planteamientos interesantes. Lo malo es que la historia no sabe mantener el ritmo y decae después de la mitad, pero a pesar de eso creo que merece una oportunidad y que logra sorprender en varios momentos"

Todo lo expresado anteriormente es mi opinión, esto no significa que esté en contra de otros puntos de vista u otro tipo de opiniones. Si queréis preguntar algo o queréis dar vuestra valoración, no dudéis en dejar vuestro comentario, siempre que lo hagáis de modo respetuoso.

jueves, 17 de mayo de 2018

Legado mágico, Nora Roberts (Trilogía de los O´Dwyer #3)

TÍTULO: LEGADO MÁGICO
TÍTULO ORIGINAL: BLOOD MAGICK
TRILOGÍA DE LOS O'DWYER: 3º PARTE
AUTORA: NORA ROBERTS


Las antiguas tradiciones irlandesas parecen cobrar vida en el condado de Mayo. Branna O'Dwyer, descendiente de la Bruja Oscura, que perdió la vida para proteger a sus hijos, ha crecido rodeada de historias llenas de una magia embelesadora. Su vida transcurre entre las cuatro paredes de su negocio, bautizado con el nombre de la célebre hechicera y donde vende lociones, velas y jabones a los turistas; las charlas con su hermano y su prima; el vínculo especial que tiene con su perro, y los mitos del pasado que susurran los bosques del condado.

Hubo un tiempo en el que creyó haber encontrado el amor, pero una antigua querella familiar convirtió su relación con Finbar Burke en imposible. Sin embargo, ni siquiera el tiempo ha logrado mitigar la pasión que sienten el uno por el otro. Antes de que puedan dejarse llevar por el amor, tendrán que vencer las sombras que han atormentado a su familias durante siglos.

(Fuente: Me gusta leer Ficha completa aquí)

OPINIÓN PERSONAL

Reseña del 1º libro de la trilogía: Bruja Oscura
Reseña del 2º libro de la trilogía: Hechizo en la niebla

Tras la decepción que tuve con la segunda parte de la trilogía, me esperaba lo peor con "Legado mágico", pero debo decir que me ha parecido que la historia mejoraba, aunque no ha sido ni de lejos tan buena como podría haber llegado a ser. La pareja protagonista tiene complicidad y me creí sus sentimientos, pero considero que fallaron muchas cosas en su relación y que lo que sucede aquí no encaja con lo que se nos había contado en los libros anteriores. Además, la gran pelea final deja mucho que desear...

A PARTIR DE AQUÍ, ADVIERTO QUE HAY PEQUEÑOS SPOILERS DE "BRUJA OSCURA" Y DE "HECHIZO EN LA NIEBLA"


Como siempre, antes de centrarnos en la actualidad, la novela nos lleva al siglo XIII y nos muestra cómo ha continuado la vida de los tres hijos de Sorcha. Durante 40 páginas vemos que han conseguido encontrar la estabilidad y que tienen varios motivos para ser felices, pero para ellos Cabhan sigue siendo una amenaza y hasta que no acaben con él no podrían vivir en paz. Cuando leía esta parte no podía evitar pensar que una historia centrada totalmente en estos personajes hubiera sido mejor...

Tras esto, hay un salto temporal al 2013 y llega el momento de conocer qué sucederá con Branna y Fin, que serán los que ahora centren la atención. Me da rabia pensar en todo el potencial que tenía esta pareja y la manera en que la autora lo ha desaprovechado. Branna y Fin se aman desde hace años, pero no podían estar juntos porque él era descendiente de Cabhan (el brujo que es enemigo público número uno de la familia O´Dwyer) y eso parecía suponer que él tenía una oscuridad en su interior que podría hacer que se volviera malvado y acabara ayudando a Cabhan.

Voy a plantearos una serie de cuestiones y así podréis decirme si creéis que tiene lógica lo que os voy a contar sobre esta pareja:

Planteamiento inicial: imaginaros que sois descendientes de una bruja que lucha contra el mal y que vuestra misión es derrotar al que fue su enemigo. Este enemigo es un demonio/ brujo malvado que sigue incordiando en la actualidad y que ha abusado de muchas mujeres. Sus descendientes tienen una marca que les identifica y no queda muy claro si están condenados a ser malos o no. Habéis conocido a uno, os habéis enamorado y os ha demostrado que es buena persona.

¿Le dejáis solo porque le veis la marca? SÍ/ NO/ TAL VEZ.

Si él os hubiera ocultado durante unos días que tiene dicha marca ¿pensaríais que eso le hace una persona horrible? SÍ/ NO/ TAL VEZ.

Una vez que se os pasara el shock de verle la marca, ¿le dejaríais explicarse? SÍ/ NO/ TAL VEZ.

Si no tenéis dudas de vuestro amor y de su amor, ¿le dejáis solo porque tenga la marca? SÍ/ NO/ TAL VEZ

Lo que os voy a decir ahora no es spoiler porque se sabe desde el primer libro de la trilogía: Branna vio la marca de Fin poco después de que tuvieran relaciones por primera vez siendo adolescentes (él ni siquiera tenía la marca hasta que se acostaron). A partir de ese momento, cortó todo tipo de relación con él y se limitó únicamente a dirigirle la palabra ocasionalmente porque Fin seguía siendo amigo de su hermano. Supuestamente lo amaba con toda su alma, pero no podía arriesgarse a estar con un descendiente de Cabhan. 

¿No esperaríais que esto esté más justificado? Es decir, ¿no debería haber alguna maldición sobre Fin o algo que haga que de verdad Branna no pueda ni siquiera plantearse estar con él? 

Pues no, Nora Roberts no da explicaciones. Ser descendiente de Cabhan es malo y punto, da igual que Fin sea un hombre incapaz de hacer daño y que le haya demostrado a Branna que la ama de verdad. 

En "Legado mágico" no se dan razones que fundamenten la actitud que Branna tuvo en el pasado y no me parece lógico que dejes al que presuntamente es el amor de tu vida solo porque le salga una marca. 

Personalmente, creo que la relación entre ambos hubiera ganado en profundidad e interés justificando mejor las decisiones que tomaron anteriormente y no haciendo que pareciera que dejaron de estar juntos por un detallito insustancial que parece no tener verdaderas consecuencias negativas. 

Aún así, quiero que quede claro que no me desagradaron en "Legado mágico". El problema es que su relación acabó pareciendo más simple de lo que en verdad era. Las descripciones de sus instantes juntos y la forma en la que piensan el uno en el otro es bonita, un poquitín fría a veces, pero bonita. Lo mejor sucede en la recta final, en la que hay más pasión y se hace un descubrimiento ligeramente interesante sobre Fin. Además, se agradece que cuando Branna y Fin hablan, lo hacen con sinceridad y no pierden el tiempo con malentendidos ni tonterías.

Dicho esto, tengo que hablar del otro pilar fundamental de la trama: la lucha contra Cabhan. Sigo pensando que en "Bruja oscura" es donde mejor se trató este asunto. Cabhan no es descrito de un modo que parezca realmente peligroso, se asemeja más a un pervertido al que es necesario darle una lección que a un villano que ha vivido durante siglos y que se supone que ha tenido que aprender algo durante ese tiempo. Sus apariciones son escasas y la gran batalla final tiene sus más y sus menos. Aunque parezca increíble, se reduce a 10 páginas y, a pesar de que tiene lugar un suceso original, parece una anécdota. 

Branna y Fin son los principales personajes, pero seguimos viendo cómo le va todo a Iona, Boyle, Connor y Meara. Son parejitas felices que tienen un propósito decorativo, así que poco más puedo decir sobre ellos. Su función más importante tiene lugar en los últimos capítulos y, al igual que con muchos aspectos de la trama, falló lo poco que se desarrolla lo que sucede.

A ver, que veo que me está quedando una reseña un poco hater y que luego tal vez no entendáis por qué le voy a dar una valoración de 6/10 a esta novela. Se lee rápido, os aseguro que me fue fácil avanzar y que hubieron momentos románticos que me gustaron

Simplemente es que no es normal la superficialidad y despreocupación que tienen los personajes y lo mal desarrollados que están varios puntos de la trama. 

Me parece increíble que Branna siempre tenga que estar cocinando pase lo que pase y que todos los personajes se vean incapaces de trazar un plan si no están comiendo. En serio, debe de ser un pecado eso de preocuparse por un ser malvado sin haber comido antes. Y aprovecho para deciros que, según este libro, aunque parezca que tenéis una amenaza importante encima, ni se os ocurra ocuparos de ella sin hacer una fiesta antes, que las fiestas y el ocio tienen que ser algo prioritario.


¿Os recomendaría leer esta trilogía? Para pasar el rato no está mal. Podría haber sido mucho mejor, especialmente porque creo que el primer libro es bueno y logra que la historia tenga una buena base. Lo malo es que los siguientes no saben sacarle partido.

¿Explota bien el tema de la magia? No, para qué vamos a negarlo. Se explican los poderes de los diferentes personajes, pero cuando están "estudiando" cómo usar la magia para vencer al enemigo, solo sabemos eso, que están "estudiando" y no se detalla qué están leyendo ni de dónde les salen la mayoría de las ideas.

¿Los romances son creíbles? Menos el de "Hechizo en la niebla", los demás son aceptables, el que más me creí fue el de Iona y Boyle en "Bruja oscura"

Personalmente, no considero que esta sea una trilogía de amor y fantasía memorable. La idea original era buena, pero faltó desarrollarla mejor. Pero esta es mi opinión, si os atrae la trilogía, no la descartéis por mi culpa, ya que tal vez os fascine más que a mí. Comparad varias opiniones y decidid si queréis darle una oportunidad o no.

Valoración del libro: 6/10 "A pesar de ser el libro más prometedor de la trilogía, desaprovecha el enorme potencial de la pareja protagonista. Su amor es bonito, pero no me pareció tan profundo como cabría esperar. Es fácil avanzar en la lectura y resulta entretenida, pero considero que varios aspectos debieron haber sido mejor desarrollados"

Todo lo expresado anteriormente es mi opinión, esto no significa que esté en contra de otros puntos de vista u otro tipo de opiniones. Si queréis preguntar algo o queréis dar vuestra valoración, no dudéis en dejar vuestro comentario, siempre que lo hagáis de modo respetuoso.

domingo, 13 de mayo de 2018

La mujer en la ventana, A.J. Finn

TÍTULO: LA MUJER EN LA VENTANA
TÍTULO ORIGINAL: THE WOMAN IN THE WINDOW
AUTOR: A.J. FINN

No sabe si lo ha visto o lo ha imaginado.

Anna Fox vive sola, recluida en su casa de Nueva York, sin atreverse a salir. Pasa el día chateando con desconocidos, bebiendo vino (quizá más de la cuenta), mirando películas antiguas, recordando tiempos felices... y espiando a los vecinos.

Entonces llegan los Russell al barrio: una pareja y su hijo adolescente. La familia perfecta. Hasta que una noche Anna ve algo desde su ventana que no debería haber visto. Todo su mundo empieza a resquebrajarse y sus propios secretos salen a la luz.

¿Qué es lo que ha visto? ¿Y qué ha imaginado? ¿Quién está en peligro? ¿Y quién está manipulándolo todo? En este thriller absolutamente fascinante, nada ni nadie es lo que parece.

(Fuente: Me gusta leer Ficha completa aquí)

OPINIÓN PERSONAL

No ha sido lo que yo esperaba. Comencé la lectura con cierto entusiasmo, ya que es un libro que viene avalado por una buena cantidad de críticas positivas, pero pronto me di cuenta de que a mí no me atrapaba y que había varios detalles que no me convencían. 

Para empezar, debo decir que es una historia a la que le cuesta muchísimo arrancar. Anna, la protagonista, es una mujer que sufre agorafobia y lleva casi un año sin salir de casa. Divorciada y con una hija pequeña, se relaciona con muy pocas personas y pasa sus días sumergida en una rutina que la mantiene algo aletargada. Cara a cara, solo mantiene contacto ocasional con su fisioterapeuta y con David, un hombre que es su inquilino y que vive en el sótano (él sí sale y lleva una vida normal). Aún así, la vida de los demás parece importarle mucho, pues se dedica a espiar a sus vecinos a través de la ventana y eso le permite conocer ciertos secretos de algunos. Lo que Anna no esperaba es que la llegada de los Russell a su vecindario pudiera alterar toda su vida...

¿Veis lo que pone la sinopsis de que "Anna ve algo desde su ventana que no debería haber visto"? Pues eso no pasa hasta que no has leído más o menos un tercio de la novela. Los capítulos no son excesivamente largos, pero recuerdo ir por el 20 y estar sorprendida de que no hubiera pasado nada todavía. Conocer el día a día de Anna está bien, pero llega un momento en el que eso cansa y yo necesitaba que pasara algo. 

Actividades principales de Anna: beber (lo hace con frecuencia, aunque no llega a ser una alcohólica que pierda el sentido de manera asidua), espiar a sus vecinos con su cámara de fotos, ver películas antiguas, dormir, tontear con su inquilino, participar en un grupo de ayuda en Internet (Anna es psicóloga) y dormir. De resto, casi no hace nada más y se nota que le da pereza hacer cualquier actividad que se salga de lo acostumbrado. Así que durante muchos capítulos nos dedicamos a conocer todo esto y también vemos la llegada de Jane Russell a su vida, con quien parece iniciar algo parecido a una amistad. Decir qué es lo que Anna ve me parece spoiler, más que nada por lo que dije de que sucede cuando ya la lectura está avanzada. El caso es que ve algo inesperado y lo cuenta, pero nadie la cree porque parecen haber varias pruebas que demuestran que lo que Anna vio es imposible y que está confundida o desequilibrada...

Dicho esto, aclaro que yo nunca dudé de lo que Anna vio, ya que me parece que se cuenta de un modo que deja claro que no es un sueño ni una alucinación, aunque reconozco que ciertas cosas no eran lo que parecían. Sé que no es bueno comparar, pero Anna me recordaba mucho a Rachel, la protagonista de "La chica del tren" (mi reseña conjunta con Laura, administradora de "Paseando entre páginas", aquí). Ambas tienen un perfil similar: saben las rutinas de aquellos a los que ven, no son consideradas testigos fiables, hay una duda constante sobre lo que han visto... Eso me molestó un poco al principio, pero luego Anna varió un poco.

Aún así, Anna me provocó indiferencia durante la mayor parte del tiempo. Sentía que su personaje no estaba debidamente desarrollado y que siempre repetía los mismos pensamientos y acciones, lo que me impedía profundizar más en ella. El resto de personajes son complementos, pero tampoco se les conoce demasiado y parecen un poco encorsetados, es decir, aparecen, dicen lo mínimo, salen de escena, vuelven a aparecer y hacen justo lo que se espera de ellos. Ni siquiera se indaga demasiado en los Russell, que deberían haber sido más analizados para dar más juego.

La parte de misterio queda en un segundo plano en varias ocasiones, además, el ritmo lento con el que se desarrolla hace que a veces parezca que ni siquiera es un factor importante en la trama. Aunque lo que Anna ha visto es realmente impactante, el modo en que incluso ella piensa en eso hace que parezca simplemente una anécdota. En ningún momento llegué a odiar el libro ni lo quise abandonar, pero mi grado de interés era muy irregular y no siempre tenía las mismas ganas de seguir avanzando en la lectura.

Si hablamos de giros argumentales impresionantes, para mí no hay ninguno. Hay una supuesta gran sorpresa que considero que se puede intuir porque se dan varias pistas y se pueden ir atando cabos. Respecto a la resolución de la incógnita principal, solo acerté con los implicados, pero tengo que admitir que fallé con mis teorías sobre cómo se dieron los hechos. A pesar de todo, no sé por qué, pero no logré sentirme impresionada, creo que esperaba descubrimientos más llamativos.

Es imposible que un libro pueda gustarle a todo el mundo y, lamentablemente, yo no he sentido que éste sea el thriller revelación del año. Respeto a los que lo ven así y me alegro por ellos, pero yo no quedé con esa opinión. 

Valoración del libro: 5/10 "Una novela con una parte introductoria que se alarga demasiado y una historia que no sabe mantener la intriga en todo momento ni dar grandes sorpresas. Para mí, esta lectura ha sido pasable, pero sé que no me ha dejado huella y que la olvidaré fácilmente".

Todo lo expresado anteriormente es mi opinión, esto no significa que esté en contra de otros puntos de vista u otro tipo de opiniones. Si queréis preguntar algo o queréis dar vuestra valoración, no dudéis en dejar vuestro comentario, siempre que lo hagáis de modo respetuoso.